miércoles, 1 de octubre de 2008

Amenazas indiscriminadas a un bloguer

Según cuentan en un conocido blog de una tienda, que narra con mucha gracia sus experiencias cara al público, han recibido un burofax de un despacho de abogados solicitando la retirada de unos comentarios o artículos bajo la amenaza de todos los males judiciales posibles.

Por lo que cuenta, y como lo cuenta, yo creo que el autor del blog tiene muy claro sus derechos y obligaciones, y sabe que hay ciertos comentarios que por molestos que sean para quien los escucha nada puede hacer para evitarlos si son ciertos, o como mínimo veraces.

Además manda un consejo muy interesante a los "afectados":

"Le recuerdo a los clientes de los abogados, que si me envían un correo, me indican que parte de la entrada no es verdad o que comentario es difamatorio y no tengo ningún problema en eliminarlo."

Y es que como comenté en su momento en las jornadas Albedrio, los burofaxes de las empresas sólo buscan como regla general generar miedo en la parte que los recibe que no tiene conocimientos de derecho, y algo que al parecer ha surtido efecto:

"Actualización 2: de momento he quitado el nombre del mayorista de los post en cuestión. También he borrado los comentarios. Aquí yo solo no decido y como digo a mi socio (que es a nombre de quien figura el hosting) le han asustado bastante."

Desconozco el contenido de los artículos a los que se refiere el titular de la web, pero me parece a mi que no era para tanto, ni su artículo ni los comentarios, porque me parece el tipo de persona que conoce los límites a la publicación en los blogs y los habría borrado sin necesidad del burofax del despacho de abogados.

Desde luego no está la cosa como para hacerse el Quijote, pero lo cierto es que hay que tener cuidado con los comentarios en vista del criterio seguido por nuestros Tribunales.

1 comentarios:

tenderodigital dijo...

Hola:
Gracias por la entrada, muy didáctica. La verdad es que uno ya no sabe de qué hablar o de qué escribir. Si dices que un servicio no funciona, en lugar de arreglarlo, van y te denuncian. Lo gracioso es que son compañías que teóricamente tendrían que usar la tecnología, las que no saben apreciar. Las que no entienden de feedback. A mi me gustaría que cuando escribo una entrada quejándome del mal servicio de un departamento de ventas o de un SAT, su responsable me llamase y resolviese el problema y luego quito la entrada...
Pero que vas a esperar de empresas donde no puedes comunicarte con un nivel superior al de un becario.
Enfin no me enrollo más, gracias por los consejos.